Monterrey, N.L. (www.sultanes.com.mx / Horacio Ibarra) Febrero 22, 2017.- Héctor Espino y Nelson Barrera perpetuaron sus nombres a base de cuadrangulares en los libros de récords del béisbol mexicano. Sí, ellos pueden ser catalogados como los reyes del jonrón en nuestra pelota. Entre ambos dispararon 1,338 batazos de vuelta entera en 26,913 veces al bat en las dos ligas más importantes de la república.  

Nelson finalizó en la cumbre de jonroneros de todos los tiempos en la Liga Mexicana de Beisbol con 455 voladas de barda, superando apenas por dos jonrones a Espino, quien concluyó con 453. Sin embargo, el famoso “Supermán de Chihuahua” obtuvo siete lideratos de vuelacercas por dos de Nelson, únicamente.   

Espino fue campeón de jonrones con los Sultanes de Monterrey en 1964 con 46, a pesar de abandonar el circuito 15 días antes de finalizar el calendario, siendo  contratado por los Cardenales de San Luis, equipo que se encargó de enviarlo a los Soles de Jacksonville junto a Evelio Hernández y Rigoberto Mena, donde el sólido jonronero mexicano tuvo oportunidad de conectar tres vuelacercas en 20 encuentros. Posteriormente obtuvo los lideratos correspondientes a las campañas de 1968, 69 y 72, con 27, 37 y 37, respectivamente, la  última de ellas con los Alijadores de Tampico.

El chihuahuense tuvo 8,205 turnos al bat para un promedio de 18.11 veces por cada jonrón conectado. En contraparte, Nelson consumió 9,850 turnos al bat para un promedio de 21.64 veces por cada cañonazo de  cuatro esquinas. 

A pesar de su récord global, Nelson sólo pudo ganar un título de jonrones en la liga de verano al conectar 42 vuelacercas en 1987 vistiendo el jersey de los Diablos Rojos del México.

 

El rey de la costa                                                                             

El rey de cuadrangulares de todos los tiempos en la Liga Mexicana del Pacífico fue Héctor Espino. El notable jugador tuvo 299 voladas de barda vistiendo casi siempre el uniforme de los Naranjeros de Hermosillo. El inmortal del béisbol mexicano lo hizo en 5,544 veces al bat, promediando 18.54 veces por cada batazo de vuelta entera, logrando siete títulos de jonrones en sus 24 años de trayectoria.

Sus lideratos fueron en 1960-61 con 10, 1964-65 con 25, 1965-66 con 19 y 1966-67 con 25. Más tarde ganó los cetros correspondientes de 1969-70 con 19, 1970-71 con 22 y 1972-73 con 26.

Nelson sólo jugó 15 temporadas invernales, disparando 131 cañonazos sobre la barda en 3,314 oportunidades, a un promedio de 25.29 veces por cada jonrón. El campechano obtuvo dos lideratos de vuelacercas en la liga invernal. En 1984-85 con 15 cuadrangulares y en 1987-88 con 16, jugando en ambas ocasiones con Tomateros de Culiacán. 

Los dos jugadores, ya fallecidos, seguramente seguirán en la cumbre del jonrón durante muchas décadas a futuro, ya que la más seria amenaza para ambos sería Japhet Amador, quien juega actualmente en el lejano oriente.