Monterrey, N.L. (www.sultanes.com.mx / Horacio Ibarra) Febrero 27, 2017.-Mañana arrancan los entrenamientos de los Sultanes de Monterrey y el béisbol estará en boca de todos.

A un mes de la jornada inaugural, donde los Sultanes estarán enfrentando a Vaqueros Laguna en una jornada inédita, la afición regiomontana está ávida por disfrutar del rey de los deportes en todas sus dimensiones.

La fecha se va acercando paulatinamente y los seguidores de la novena están ansiosos por encontrarse en el majestuoso Palacio Sultán, donde pueden divertirse de mil maneras. 

Y es que en el formidable inmueble regiomontano todo mundo disfruta. La afición se regodea con las formidables jugadas sobre el diamante, ya sea una atrapada en el cuadro, sobre un batazo de faul o corriendo contra la barda. La afición goza ante un batazo espectacular, con una barrida en cualquiera de las bases o con un tiro desde el fondo de la pradera tratando de evitar que los rivales consigan una base extra. También se disfruta admirando la velocidad de algunos serpentineros, la forma de conectar la esférica o bien, la consumación de un doble play, que muchas de las veces sucede de una forma rápida y por demás emocionante ante la acción de los infielders y la barrida del corredor que trata de llegar quieto.

También se disfruta viendo el tiro del cátcher cuando el corredor trata de estafarse alguna base y llega barrido, o que me dice de una jugada en el plato. Es emocionante ver al receptor bloqueando el home ante una imponente barrida del corredor que trata de llegar al pentágono de una u otra manera.

Por eso llaman el rey de los deportes al beisbol. Por su gran variedad de jugadas, por su amplia gama de acciones sobre el terreno de juego que de alguna forma insiden en muchas ocasiones sobre el resultado de un encuentro.

Diversión en todos los sentidos                                        Además de las variadas jugadas ocurridas sobre el diamante, los aficionados que siguen y apoyan a los  Sultanes de Monterrey tienen muchas otras formas de divertirse sobre las imponentes gradas del inmueble.

Es agradable y a la vez emocionante el duelo de porras sobre las tribunas apoyando al equipo de casa. La afición vibra en todo momento, agitando las banderolas con los colores azul, blanco y rojo que distinguen al equipo de casa, sin olvidar las constantes actividades que se realizan sobre el terreno de juego en la terminación de cada inning, como parte de las acciones promocionales de la novena regiomontana. 

Para completar el cuadro y aprovechando el convenio entre la reconocida institución y la empresa representante de grupos musicales, la gente se divierte bajo las notas alegres de alguno de estos conjuntos que  ponen a bailar a docenas de parejas, complementando la diversión en el Palacio Sultán, que a 27 años de distancia luce majestuoso e insuperable en relación a todos los parques de los equipos que integran a la Liga Mexicana de Beisbol.